Download E-books Viajes y esperiencias PDF

Read or Download Viajes y esperiencias PDF

Similar Travel books

Slowly Down the Ganges

'Slowly Down the Ganges' is noticeable as a classic Newby masterpiece, along 'A brief stroll within the Hindu Kush' and 'Love and battle within the Apennines'. instructed with Newby's self-deprecating humour and wry cognizance to element, it is a vintage of the style and a window into a fascinating piece of historical past. On his forty-forth birthday, Eric Newby units out on an enormous trip: to shuttle the 1,200-mile size of India's holy river.

The Lost Heart of Asia

A land of large proportions, numerous secrets and techniques, and terrific background, vital Asia used to be the center of the nice Mongol empire of Tamerlane and scene of Stalin's harshest deportations. A distant and interesting sector in a continuing nation of transition—never extra so than because the cave in of the Soviet Union—it encompasses terrain as assorted because the Kazakh steppes, the Karakum desolate tract, and the Pamir mountains.

Traveling in Place: A History of Armchair Travel

Armchair commute could appear like an oxymoron. Doesn’t go back and forth require us to depart the home? And but, an individual who has misplaced herself for hours within the descriptive pages of a singular or the soaking up pictures of a movie is aware the very genuine feeling of getting explored and skilled a special position or time with out ever leaving her seat.

The Rough Guide to Brittany and Normandy

The tough consultant to Brittany & Normandy is the final word instruction manual for locating the area, from the wonderful medieval abbey of Mont-St-Michel to Monet's waterlily pond at Giverny, and the traditional Bayeux Tapestry. you could notice walks and cycle trails via historic forests and alongside gorgeous beach, and examine extra concerning the defining characteristic of the Breton panorama — the awe-inspiring megaliths of Carnac.

Extra info for Viajes y esperiencias

Show sample text content

Más aún: �era los angeles psiquis los angeles causa primary de muchas enfermedades? Si lo period, �hasta dónde nos llevaría l. a. notion? �Podían considerarse los infartos de miocardio una dolencia cerebral? �Cómo evolucionaría l. a. medicina si admitíamos que aquellas personas que atestaban el pabellón estaban manifestando procesos mentales a través de sus cuerpos físicos? Por el momento, sólo tratábamos esos cuerpos. Actuábamos como si el corazón estuviera enfermo y el cerebro nada tuviese que ver. Estudiábamos los ventrículos y las arterias. �Nos equivocábamos sistemáticamente de órganos? stories errores no eran nuevos. Por ejemplo, algunos pacientes con fuertes dolores abdominales en realidad tenían glaucoma, una enfermedad del ojo. Si operabas el stomach, no extirpabas el mal. En cambio, si tratabas los ojos, los dolores desaparecían. Sin embargo, extender l. a. hipótesis del cerebro de un modo generalizado revestía connotaciones alarmante. Demandaba una nueva concepción de l. a. medicina, un enfoque diferente de los pacientes y l. a. enfermedad. Para poner un ejemplo muy basic, diré que todos creíamos de un modo implícito en los angeles teoría germinal. Pasteur los angeles había propuesto un siglo atrás, y sus postulados superaron l. a. prueba del tiempo. Había gérmenes, microorganismos, virus y parásitos que se adentraban en nuestro organismo y producían enfermedades infecciosas. period así, y no había que darle más vueltas. Todos sabíamos que estábamos más propensos a l. a. infección en un momento que en otro, pero no se cuestionaba los angeles ley básica de causa y efecto: los gérmenes causaban el mal. Sugerir que los microbios se hallaban siempre presentes, que period un issue perpetuo del entorno, y que por consiguiente el proceso patológico reflejaba nuestro estado psychological, equivalía a invertir las tornas. Equivalía a decir que los estados mentales causaban los angeles enfermedad. Si aceptabas este concepto para los men infecciosos, �dónde trazarías l. a. línea? �Quizá los estados mentales provocaban también el cáncer? �Eran responsables de los ataques cardíacos? �Propiciaban las artritis? �Y qué podía decirse de las enfermedades geriátricas? �Era el mal de Alzheimer consecuencia de un estado psychological? �Lo eran, por su parte, las enfermedades infantiles, los angeles leucemia que a tantos niños devastaba? �Y las malformaciones congénitas? �Estaba l. a. mente detrás del mongolismo? Y si lo estaba, �a quién cabía atribuirlo, a los angeles madre, al feto o acaso a ambos? period obvio que las derivaciones racionales de esta notion te acercaban incómodamente a los criterios medievales, según los cuales una embarazada que sufría un susto alumbraría después a un hijo deforme. Además, toda reflexión sobre los estados mentales te conducía de forma automática al principio de culpa. Si tú mismo te infligías una enfermedad, eras el primero a quien había que reprochársela. A lo largo de nuestro siglo XX, los angeles medicina había dedicado una exhaustiva atención a eliminar el complejo de culpa en los enfermos. Sólo el alcoholismo y otras adicciones conservaban intactos stories estigmas. Así, los angeles noción de que los procesos mentales causaban los angeles enfermedad parecía tener aspectos regresivos.

Rated 4.58 of 5 – based on 17 votes