Download E-books Regreso a tu piel PDF

By Luz Gabás

Brianda de Lubich, única heredera del señor más importante del condado de Orrun, ve como el mundo a su alrededor se desmorona tras l. a. muerte de su progenitor. En una tierra convulsionada por las guerras, en l. a. que ella y otras veintitrés mujeres serán acusadas de brujería, solo podrá aferrarse a un hombre: aquel a quien juró amar más allá de l. a. muerte.

El desenlace de esta historia de amor inquebrantable llegará siglos después, cuando una joven ingeniera comience a recuperar fragmentos de un mundo pretérito y a sentir un amor irracional hacia un extranjero llegado a un recóndito lugar de las montañas para reconstruir los angeles mansión familiar heredada de sus ancestros.

Los impenetrables paisajes que separan l. a. Francia y los angeles España del siglo XVI albergan una historia única de lucha, amor y justicia.

Show description

Read or Download Regreso a tu piel PDF

Similar Fiction books

Moonfall

It is the twenty first century, and all is correct with the area. Or so it kind of feels. vice chairman Charlie Haskell, who will shuttle at any place for a photograph op, is set to chop the ribbon for the just-completed American Moonbase. the 1st Mars voyage is ready to go away excessive orbit, with a lady on the helm. less than, the area is marveling at an extraordinary sunlight eclipse.

The Pagan Lord: A Novel (Saxon Tales)

The 7th installment of Bernard Cornwell’s bestselling sequence chronicling the epic saga of the making of britain, “like video game of Thrones, yet actual” (The Observer, London)—the foundation for The final nation, the hit BBC the USA tv sequence. on the onset of the 10th century, England is in turmoil.

Europe Central

A bold literary masterpiece and winner of the nationwide e-book Award.  during this terrific paintings of fiction, acclaimed writer William T. Vollmann turns his trenchant eye at the authoritarian cultures of Germany and the USSR within the 20th century to render a enchanting point of view on human adventure in the course of wartime.

More Tales of Pirx the Pilot

Commander Pirx, who drives area autos for a residing within the galaxy of the longer term, the following faces a brand new sequence of fascinating adventures during which robots reveal a few alarmingly human features. Translated through Louis Iribarne, assisted through Magdalena Majcherczyk and Michael Kandel. A Helen and Kurt Wolff e-book

Extra info for Regreso a tu piel

Show sample text content

Le pareció que habían transcurrido siglos. Más allá del agua visualizó l. a. figura de Corso primero en Lubich y luego bajo l. a. lluvia torrencial. Por más tiempo y distancia que hubiera entre ellos, no podría olvidarlo. Temía que cada vez que pensara en él, sentiría una punzada de dolor en el pecho por lo que había pasado entre ellos, tan fugaz y tan intenso; y por lo que podía haber sido en otras circunstancias. Sacudió l. a. cabeza, echó un último vistazo a l. a. imagen del rigid monte Beles reflejada en el espejo retrovisor y continuó su viaje. Sería mejor olvidarse. Cuanto antes se convenciera de que Corso solo había sido un blunders, antes podría retomar su intención de poner orden en su vida. Había sido un bad fallo, se repitió cada vez que evocó su nombre, su rostro y su cuerpo en l. a. carretera desde Aiscle hasta l. a. autopista y de allí hasta Zaragoza y de allí hasta Madrid. Tenía que olvidarse de él. Pero Corso siguió con ella mientras comía con sus padres, que habían insistido en organizar un encuentro con motivo de su regreso. Y siguió con ella los siguientes días mientras ponía en orden los papeles del desempleo; mientras tomaba café con antiguos compañeros o amigos o cenaba con Silvia y Ricardo; mientras redactaba currículums para posibles nuevos trabajos; mientras esperaba cada noche a que Esteban regresara del despacho; y mientras acariciaba el anillo de los angeles esmeralda. A todas horas llevaba a Corso dentro, como si él fuera el �todo» de l. a. inscripción del anillo; como si le hubiera pertenecido siempre; como si las horas compartidas con él equivalieran a dosis concentradas de años... Pensar en él a todas horas le producía tal ansiedad que semanas más tarde de su regreso a Madrid tuvo que aumentar el número de pastillas tanto para el dolor de cabeza como para l. a. opresión en el pecho. Todas sus intenciones y buenos propósitos de controlar su vida se habían ido al traste definitivamente, con el agravante de que el esfuerzo por comportarse con normalidad delante de su familia los angeles dejaba exhausta. En cuanto Esteban se iba a trabajar por los angeles mañana, ella se volvía a los angeles cama, pero por l. a. noche se inventaba toda una lista de cosas que no había hecho para que pareciera que llevaba una vida basic a pesar de no trabajar. No necesitaba ningún médico que le confirmara que sus síntomas estaban derivando en una fuerte depresión, pero se negaba a confesárselo a nadie. Solo encontraba algo de alivio cuando se metía en l. a. cama, cerraba los ojos e inventaba escenas de Tiles protagonizadas por ella y Corso. Si tenía suerte, conseguía relajarse hasta el punto de lograr que esas escenas cruzaran los angeles barrera del sueño y continuaran mezclándose unas con otras. Brianda achacaba a las pastillas esa mezcla de realidad y ficción que los angeles sosegaba parcialmente; esos breves pero tranquilizadores momentos en los que sentía como si pudiera disociar los angeles mente del cuerpo. Pero también period consciente de que estaba entrando en una vorágine complicada de l. a. que no podría salir sola, algo que aumentaba su preocupación y al mismo tiempo los angeles obligaba a permanecer alerta para no sucumbir del todo al más completo abandono.

Rated 4.34 of 5 – based on 24 votes