Download E-books Negra melodía de blues PDF

By Charlotte Carter

Un SOS llegado de Francia lanza a l. a. intrépida Nanette, joven saxofonista negra con mucho swing, a una dislocada aventura en París. los angeles búsqueda de su tía Vivian, ídolo de su infancia y oveja negra de l. a. familia, se convierte en una exploración por los recovecos de los angeles historia negra parisiense y en un peligroso recorrido por sus bajos fondos. Viejas leyendas del jazz y del blues, exiliados de todo pelo y personajes equívocos entretejen un intrincado rompecabezas por el que, de l. a. mano de su nuevo compañero de fatigas y pasiones, Nanette busca los angeles solución de un enigma y sus propias raíces.

Show description

Read Online or Download Negra melodía de blues PDF

Similar Thriller books

Imperfect Strangers

The first step: definitely the right murderSandy Kinsolving's once-glittering lifestyles hangs by way of a thread; his destiny depends upon his wife's inheritance and even if she's approximately to throw him out on his ear. What he would not supply for an answer to his funds and marriage difficulties. If this have been an Alfred Hitchcock motion picture, the answer will be visible.

"C" Is for Corpse (Kinsey Millhone Alphabet Mysteries)

How do you pass approximately fixing an tried homicide whilst the sufferer has misplaced an exceptional a part of his reminiscence? it really is certainly one of Kinsey's hardest circumstances but, yet she by no means backs down from a problem. Twenty-three-year-old Bobby Callahan is fortunate to be alive after a vehicle compelled his Porsche over a bridge and right into a canyon.

The Turnaround

On a scorching summer season afternoon in 1972, 3 children drove into an unexpected local and 6 lives have been altered endlessly. Thirty 5 years later, one survivor of that day reaches out to a different, starting a door which can bring about salvation. yet one other survivor is now out of criminal, searching for reparation in any shape he can locate it.

The Devil's Detective: A Novel

Debut novelist Simon Kurt Unsworth sends the detective novel to Hell. In The Devil's Detective, a sea swap is coming to Hell . . . and a guy named Thomas idiot is stuck within the center.      Thomas idiot is a data guy, an investigator tasked with cataloging and submitting studies at the never-ending circulation of violence and brutality that flows via Hell.

Extra resources for Negra melodía de blues

Show sample text content

Y hasta los angeles manchita húmeda que se veía al borde de su ojo parecía petrificada, como si le hubieran pintado una lágrima de cómico. Traté de detenerla levantando los angeles mano, pero pasó de largo a mi lado, acelerando aún mas el paso. Intentamos seguirla, llamándola a voces, pero se convirtió en una bala humana y los angeles noche se los angeles tragó. Volvimos hacia nuestro punto de partida y vimos que Gigi nos esperaba sentado a menos de diez metros de distancia. Una infortunada chiquilla, con un helado de cucurucho en los angeles mano, se disponía a sentarse en el mismo banco donde descansaba Gigi cuando debió de ver lo mismo que vimos nosotros en ese momento. Reclinado sobre el reposabrazos, Gigi sangraba profusamente por una herida enorme que tenía en el costado. Y esos ojos suyos embusteros y seductores estaban muertos y bien muertos. Vi centellear en el suelo un cuchillo ancho y largo. Le clavé las uñas a André con tal fuerza que casi se dobló en dos. Pero continuamos caminando en silencio. ¡Plop! , hizo el helado. Dios mío, qué alaridos, qué fuerza pulmonar tenía l. a. chiquilla. what's There to assert? [¿Qué se puede decir? ] –¡No, no y no! ¡Nada de eso! ¡No te vas! ¡Sólo lo dices porque te ha entrado el pánico! A mí me parecía que el pánico le había entrado a él. Sus gritos se oían en Marte y temblaba de pies a cabeza. –De acuerdo, lo digo porque tengo miedo –dije–. ¿No crees que ha llegado el momento de sentir miedo? Acaban de cargarse a Gigi. André tragó saliva con dificultad y se precipitó a los angeles nevera. Abrió una botella de agua de Vittel y no paró de beber hasta que no quedó ni gota. –Te voy a decir lo que tendrías que hacer, hermano –dije provocativamente–. Tendrías que recoger tus bártulos y venirte conmigo. –No hay ni que pensar en eso, Nanette –su voz adquirió de pronto ese tono grave que se escucha en los angeles ópera cuando el barítono le deja claro a alguien que va en serio–. Se acabó l. a. discusión. –Vale, se acabó los angeles discusión, que ten den morcilla. –Bueno, bueno, Nanette, vamos a tratar de planteárnoslo con un poco más de calma. Hagamos un té o lo que sea y sentémonos a charlar. –¡No quiero un puto té! –chillé. Entonces, estrelló el hervidor contra los angeles pared y vociferó: –¡Pues no tomaremos ningún puto té! Con eso me puso en mi sitio. Empezó a hablar muy despacio, concentrado, con un extraño deje amenazador: –A lo que voy, Nan: ha pasado algo terrible, sí. Gigi ha muerto, sí. Pero ni le has matado tú, ni has provocado su muerte. No eres culpable de nada, ¿entendido? Así que no hay motivos para que salgas corriendo. No hay motivos para que te alejes de mí. –Voy a alejarme de París, André, no voy a alejarme de ti. –¿Podrías explicarme cómo piensas hacer lo uno sin hacer lo otro? –Bueno, me he expresado mal, pero me has entendido. Verás, me embarqué en este proyecto demencial de encontrar a mi tía totalmente engañada. Le mentí a mi madre y me mentí a mí misma, ahora me doy cuenta. París no tenía secretos para mí, eso creía yo, y no me iba a costar encontrar a mi tía. El reencuentro sería fantástico, le entregaría el dinero, comería como una reina, lo festejaríamos a lo grande y volvería a casa feliz y contenta.

Rated 4.97 of 5 – based on 38 votes