Download E-books Aventuras subterráneas (Joven) PDF

En Aventuras Subterráneas. A por las Nintendos Perdidas, descubrimos una nueva voz de los angeles narrativa infantil juvenil con l. a. que los jóvenes lectores se sentirán identificados.

Samu ha invitado a Yimi a su casa y piensan pasar el día jugando a los angeles DS. Pero su hermana pequeña les estropea el plan. ¿Dónde están sus nintendos? l. a. Enana todavía no sabe hablar pero va al cuarto de baño y señala el retrete. Para recuperarlas Samu, Yimi y sus amigos emprenden una insólita aventura por las tripas subterráneas del barrio donde viven. Debajo de sus pies les espera un mundo oscuro lleno de peligros y emociones. ¿Encontrarán sus nintendos?

Sergio Sánchez Benítez nació en Palamós (Girona) en 1967, pero ha vivido casi siempre en las afueras de Madrid. Es licenciado en Filosofía por l. a. Universidad Complutense, máster en Periodismo por la Universidad Autónoma de Madrid / El País y ha ampliado estudios en Helsinki y Berlín.
Ha trabajado y colaborado en medios como El País, Cambio 16, Telemadrid, La Modificación y Letra Internacional. En los angeles actualidad, compatibiliza l. a. escritura con el asesoramiento a empresas y organismos públicos sobre comunicación.

Es autor de Correr es muy sencillo (2008), un ensayo sobre l. a. práctica de los angeles carrera de fondo.

    

Show description

Read Online or Download Aventuras subterráneas (Joven) PDF

Best Fiction books

Moonfall

It is the twenty first century, and all is correct with the realm. Or so it sort of feels. vp Charlie Haskell, who will trip anyplace for a photograph op, is ready to chop the ribbon for the just-completed American Moonbase. the 1st Mars voyage is ready to depart excessive orbit, with a lady on the helm. lower than, the area is marveling at an extraordinary sun eclipse.

The Pagan Lord: A Novel (Saxon Tales)

The 7th installment of Bernard Cornwell’s bestselling sequence chronicling the epic saga of the making of britain, “like online game of Thrones, yet actual” (The Observer, London)—the foundation for The final state, the hit BBC the US tv sequence. on the onset of the 10th century, England is in turmoil.

Europe Central

A bold literary masterpiece and winner of the nationwide booklet Award.  during this outstanding paintings of fiction, acclaimed writer William T. Vollmann turns his trenchant eye at the authoritarian cultures of Germany and the USSR within the 20th century to render a captivating standpoint on human adventure in the course of wartime.

More Tales of Pirx the Pilot

Commander Pirx, who drives area automobiles for a dwelling within the galaxy of the longer term, right here faces a brand new sequence of exciting adventures during which robots exhibit a few alarmingly human features. Translated by way of Louis Iribarne, assisted by way of Magdalena Majcherczyk and Michael Kandel. A Helen and Kurt Wolff ebook

Additional info for Aventuras subterráneas (Joven)

Show sample text content

Pobrecillos! No saben con quiénes se l. a. están jugando. ¡Por el Caballero Oscuro! ¡Liberaremos a nuestros colegas y esos rufianes irán derechos a l. a. cárcel! –Así se habla, Samu, y no quiero verte otra vez hundido. Como tú dices: ¡por el Caballero Oscuro! –Gracias, Marta. Pero, por want, no le digas a nadie que eché unas lágrimas. –Tranqui, no tenías ni que decirlo. El butrón frustrado No sé por qué, pero lo primero que hice cuando llegué a casa fue revolver todos los cajones hasta que encontré los angeles camiseta de Batman. Después de encontrarla, me despatchedí más seguro. Y el subidón de ethical fue tal, que a punto estuve de ponérmela; menos mal que me di cuenta a tiempo de que apestaba como un cerdo en un lodazal. Antes de cambiarme, tenía que darme una ducha. De hecho, para eso había ido a casa, para adecentarme un poco antes de ir a liberar a nuestros amigos. Aproveché l. a. ducha para recapitular, me gustaba pensar mientras el agua caliente chorreaba por mi cuerpo. Había quedado con Marta en que nos ducharíamos cada uno en nuestra casa, nos cambiaríamos y después iríamos juntos a l. a. comisaría. Las cosas estaban más o menos del siguiente modo: nuestros amigos se encontraban en grave peligro, así que se habían acabado las aventuras; para rescatarles necesitábamos ayuda profesional. Es decir, teníamos que avisar a los angeles Policía. l. a. buena noticia, l. a. única buena en realidad, period que, al menos, sabíamos dónde estaban. El crucial problema period conseguir que los policías se tragaran nuestra historia. Además, los angeles comisaría estaba a unos dos kilómetros de distancia. No teníamos más remedio que ir a los angeles comisaría acompañados por algún adulto. Pero yo estaba solo en casa y tampoco me atrevía a contarle por el móvil a mi madre todo lo que había pasado. Me puse unos vaqueros limpios, l. a. camiseta de Batman y marqué el número de Marta. –Hola, soy Samu, ¿puede ponerse Marta? –No. Está castigada –me telló su madre, con una voz bastante antipática. –Pero es muy importante, tengo que hablar con ella. –Ya te he dicho que no. Adiós. –Pero... Y colgó. Seguro que l. a. habían castigado por llegar con toda l. a. ropa sucia. Los padres de Marta eran muy severos y, a veces también, un poco bordes. ¿Qué podía hacer ahora? No podía contar con los padres de Marta, ni tampoco con ella. Mis padres tampoco estaban. Estaba claro que solo podía recurrir a una character: ¡Manolo! Siempre, claro está, que su mujer le dejara. Bajé corriendo las escaleras. Riiing... Riiing... Riiing... –¡Ya va! ¡Ya va! Uf, period Manolo. Estaba salvado. –¡Otra vez tú! ¿Qué mosca te ha picado ahora, chaval? –Verás, Manolo, si me dejas pasar, te lo explico. Necesito tu ayuda. Es cuestión de vida o muerte. –Anda, pasa, y espero que sea importante, porque ya me estoy cansando un poco de vuestras travesuras. Manolo estaba solo en casa. Eso facilitaba las cosas. Se lo conté todo, de principio a fin. –Pero qué me dices. Seguro que los que han cogido a tus amigos están preparando un butrón. –Un qué... –¡Un butrón! Hay que ir pitando a l. a. comisaría. ¡Vamos! Bajamos al garaje y nos metimos en el coche de Manolo, un cascajo de lata bastante desastroso.

Rated 4.76 of 5 – based on 13 votes